Costilla de cerdo

Corte muy asequible que se puede preparar de múltiples maneras, siendo una de las versiones más populares en diversas culturas el asado a la barbacoa o también estofadas después de ser marinadas o ahumadas. Este corte despieza la caja torácica del animal caracterizada por ofrecer una alternancia de carne y hueso que habitualmente se cocinan juntos.

En Galicia no hay churrasco que se precie sin un buen costillar carnoso de cerdo. Hecho al punto de sal y a con debido punto de cocción, la costilla de cerdo es uno de los bocados más apreciados de la cocina popular.

Las costillas de cerdo contienen aproximadamente 17 g de proteínas y 24 g de grasa por cada 100 g, aportando 281 calorías a la dieta. Entre sus nutrientes también se encuentran las vitaminas B3, K, B9 y B12. No contienen carbohidratos ni azúcar.

Las proporciones de los nutrientes de las costillas de cerdo pueden variar según el tipo y la cantidad de la carne, además de otros factores que puedan intervenir en la modificación de sus nutrientes. Recuerda también que según la preparación de las costillas de cerdo, pueden variar sus propiedades y características nutricionales.