Oreja salada de cerdo

No hay cocido gallego que se precie que no tenga entre sus ingredientes la oreja de cerdo. Se usa preferentemente en salazón porque este método de conservación potencia su textura crujiente y su sabor untoso. También se consume mucho al estilo «feira».
Para conseguir alimentos más sanos, es decir, con menos concentración de sal, en Domínguez utilizamos una cantidad inferior al 3%. Para completar el papel bacteriostático de la sal, realizamos la salazón en frío.